martes, 15 de abril de 2014

Ley de matrimonio gay cumple un año en Uruguay

La Ley de Matrimonio Igualitario, que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo en Uruguay, cumplió este viernes su primer año de vigencia con un balance de 70 enlaces en la ciudad de Montevideo, donde reside la mitad de la población del país.
Matrimonio gay
De estas 70 parejas, un 70 por ciento fueron matrimonios entre varones y el 30 por ciento restante lo constituyeron bodas entre mujeres, según confirmaron fuentes del Registro Civil uruguayo. A un año de la aprobación parlamentaria de la norma, Federico Graña, representante de la asociación LGTB uruguaya Ovejas Negras, que integra a lesbianas, gais, transexuales y bisexuales, aseguró que "los más apocalípticos, los que predecían una catástrofe para Uruguay si las parejas homosexuales se casaban, han sido derrotados".
La primera boda homosexual pública se celebró en Uruguay en agosto pasado y tuvo como protagonistas a Rodrigo Bordas y Sergio Miranda, editores de una publicación dirigida al público LGTB.
Miranda dijo este viernes que la ley sobre matrimonio igualitario "marcó la señal de que en Uruguay todos son iguales y tienen los mismos derechos y las mismas opciones". Pese a ello, alertó de que "aunque fue un paso importante e histórico, el tema no está saldado" y consideró que la pequeña nación suramericana, de apenas 3,3 millones de habitantes, aún debe realizar mejoras legislativas para favorecer la inclusión de las personas transexuales.
"La ley de identidad de género uruguaya debe modificarse, porque deja la decisión sobre el nombre y el género de una persona en manos de un juez, y no del propio individuo", señaló. Algunas organizaciones ya han enviado a los parlamentarios uruguayos un proyecto de ley integral para las personas ‘trans’, que contempla aspectos como la educación, la salud o la asistencia en la tercera edad, reveló la presidenta de la Unión Trans del Uruguay (UTRU), Collette Richard.
"Actualmente no existe en Uruguay ni una sola ley que beneficie directamente a las personas trans, que siguen vulneradas y relegadas", denunció Richard. La activista añadió que "el matrimonio igualitario solo les interesa a los homosexuales", ya que "las personas trans, que sufren discriminación laboral, económica y social, no piensan en casarse o en adoptar hijos".
"En Uruguay hay un abismo enorme entre la situación de los hombres gais, y la de las mujeres lesbianas y las personas trans. Solo hay que mirar las cifras de matrimonios de este último año", recalcó.
Para el presidente de la asociación LGTB y de familias homoparentales de Uruguay, Omar Salsamendi, la aprobación de la ley de matrimonio homosexual supuso "un logro muy positivo", pero también destacó algunas tareas pendientes de cara al pleno reconocimiento de derechos de esta comunidad.
"Es necesario derogar un decreto vigente que inhabilita a los homosexuales varones a donar sangre durante 12 meses tras haber mantenido relaciones", indicó a Salsamendi, a modo de ejemplo.
Añadió que esta medida es "claramente paradójica" con la ley que desde septiembre del 2013 convierte en donantes de órganos a todos los uruguayos a menos que expresen lo contrario. Salsamendi también insistió en la necesidad de que la educación sea más inclusiva y de que en todos los niveles de la enseñanza se explique que "hay diversos tipos de familias".
"La educación es la fórmula para derribar los prejuicios y eliminar la discriminación", concluyó. El 10 de abril del 2013, Uruguay pasó a ser el segundo país de América Latina en permitir el matrimonio homosexual, después de Argentina, y se convirtió además en el décimo segundo Estado en todo el mundo que aprobaba esta medida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Clima en Montevideo, Uruguay