lunes, 25 de agosto de 2014

Uruguay traza plan para que campesinos, adultos mayores y niños del interior accedan al turismo social

Campesinos, niños y personas mayores de 65 años residentes en zonas del interior de Uruguay participan actualmente en planes de turismo social que promueven en el país para que la población con pocos recursos económicos viaje a la costa y conozca el mar por primera vez.
Esa acción se inspira en el cuento "El viaje hacia el mar", del escritor uruguayo Juan José Morosoli (1899-1957), que versa sobre el trayecto que tres personas de sitios intrincados realizan para conocer la costa.
Por su escasez de recursos económicos, muchos de esos pobladores no han salido nunca de su lugar de nacimiento, de ahí que ese tipo de planes faciliten el que acudan a la playa, explicó el director nacional de Turismo de Uruguay, Benjamín Liberoff.
Esa nación cuenta con una serie de proyectos sociales de turismo de los que participan anualmente alrededor de 50 000 personas, que reciben ayuda para la organización de viajes, financiación de su coste o que equivale a un porcentaje del mismo.
Esos programas están estructurados en función de la situación personal o profesional de sus receptores, de modo que su costo, su duración y sus actividades se fijan en función de esas condiciones particulares.
Para las empleadas domésticas, se realizan excursiones a puntos de interés turístico que en muchos casos posibilitan retornar en el mismo día, dado que su trabajo no les suele permitir un mayor tiempo de asueto.
Los jubilados con una pensión baja pueden acudir al centro vacacional de Colonia Raigón, ubicada en la localidad homónima, en el departamento de San José, y acceder a su alojamiento, a pensión completa y a diferentes actividades recreativas por un precio diario equivalente al 1,5% de su retribución.
A esos planes de turismo social también acceden las adolescentes que en muchos casos no tienen el poder adquisitivo suficiente para celebrar su fiesta de los quince años, de ahí que se les subvencionen viajes a la playa u a otras zonas turísticas por los que pagan 35 de los aproximadamente 150 o 160 dólares que cuestan en total.
"Es muy común que estas jóvenes viajen a lugares como Bariloche (Argentina) para celebrar esa fiesta; sin embargo, hay muchas que no tienen recursos económicos para hacerlo, por eso se les apoya para que vengan desde el norte hacia el sur o desde el sur hacia el norte del país; o incluso a Piriapolis o Punta del Este", detalló.
Para desarrollar ese tipo de actividades, existen diferentes acuerdos entre el Ministerio de Turismo uruguayo y los operadores del sector privado y, aunque por lo general se desarrollan en temporada baja, "no son una actividad turística de segunda", subrayó Liberoff.
Las medidas que se pretenden tomar en los próximos meses para ampliar esos programas son relativas a la organización de actividades en grupo para discapacitados y a la mejora de determinadas infraestructuras para adaptarlas a las necesidades de esas personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Clima en Montevideo, Uruguay