miércoles, 24 de diciembre de 2014

Cambiando la Cabeza: "EXPORTAR APARTAMENTOS" es como “JUGAR LA COPA LIBERTADORES”

¿Apostamos al torneo local o a la Copa Libertadores? 



En el sector de la construcción no debería existir esa duda porque la Libertadores es la gran vidriera. El mercado local es chico y tenemos que buscar participar de un campeonato internacional. 

Precisamos inversión externa y si nos dormimos la plata viaja a otros destinos. ¿Entonces? Debemos exportar apartamentos. Se puede. Si bien es imposible embarcar apartamentos en contenedores, sí podemos traer a los compradores. 

¿Convencerlos de que se vengan a vivir a Uruguay? 
Puede ser pero no es lo imprescindible. La clave es que existe capital para invertir y debemos atraerlo, porque si no –como siempre- la plata se va hacia el norte, no hay caso. Y en Miami ahora es invierno. Los edificios hacen sombra sobre la arena y a la playa hay que llevar un buzo. Deberíamos poder competir con ellos, tenemos con qué. 

Lo que muchos precisan es un destino para invertir que tenga reglas de juego claras y que sea confiable y creíble, cosas que Uruguay tiene. Pero necesitan más. 

Tenemos un lugar increíble como Punta del Este, donde el ratio entre inversión por metro cuadrado versus días de uso es sin dudas récord Guinness; para mejorarlo existen dos desafíos: la estacionalidad y la rentabilidad de la inversión. Para quebrar la estacionalidad se están haciendo algunas cosas como el Centro de Convenciones, que están muy bien. 

Pero necesitamos mucho más. 

Todo lo que se haga generará un enorme beneficio para los privados y para el Estado, que nadie tenga dudas. El otro factor es la rentabilidad de la inversión. Tuvimos todos los planetas alineados  durante algunos años pero eso ya pasó. Ahora tenemos que ser muy certeros en los incentivos a la inversión. 

Los costos están muy altos y su traslado a precios de venta no está siendo convalidado por el mercado.

Si logramos que los inversores extranjeros 
compren en Uruguay su segunda vivienda 
estaremos exportando apartamentos. 

Es ampliar la base de la demanda. La economía y el empleo se mueven, los inmuebles se quedan, la inversión llega, y el Estado recauda por diferentes vías.

¿Por qué no exonerar de impuestos a quienes compren su segunda vivienda, por ejemplo? 

¿Por qué no aplicarles a ellos las mismas exoneraciones fiscales y arancelarias que se otorgan a los hoteles? 

Este es un sector relevante y podemos mantenerlo fuerte. 

Se vienen tiempos en que si los actores que componemos el sector inmobiliario actuamos con inteligencia, estiraremos el período de bonanza o al menos mantendremos dinámica la actividad. 

De lo contrario, lo que no resolvamos nosotros el mercado se encargará de acomodarlo. Ya los planetas no están más alineados, pero ese será tema de otra columna.

Autor: Arq. Néstor Sztryk

Fuente

En Kosak compartimos las opiniones expresadas en este artículo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Clima en Montevideo, Uruguay